Preguntas frecuentes

¿Cuándo debería considerar buscar ayuda psicológica?

Se aconseja iniciar un tratamiento cuando el problema que te trae a terapia genera un malestar que interfiere notablemente en tu calidad de vida y tiene una duración en el tiempo. Habitualmente los profesionales aconsejamos acudir a tratamiento cuando hay un sufrimiento notable y prolongado, cuando la solución que estamos intentando para hacerle frente al problema que se nos presenta en la vida no funciona de forma adecuada. 

¿Qué precio y qué duración tiene la terapia psicológica?

– La duración depende de la problemática de la persona. Habitualmente en la mayoría de los enfoques se suelen realizar una media de 25 sesiones con una duración de un año. Sin embargo, en terapia breve se considera una duración estimada entre 6-10 sesiones durante un intervalo de 6 meses aproximadamente. Es importante tener en cuenta que el objetivo principal de la terapia psicológica es la autonomía de la persona por lo que se procurará que el tratamiento sea lo más eficiente posible, buscando la mayor efectividad en el menor  tiempo posible.  

– Los precios puedes consultarlos en la página de Tarifas de esta misma web.

¿En qué consiste la psicoterapia y cómo puede beneficiarme?

La psicoterapia es la aplicación de la ciencia de la psicología. La terapia psicológica es un proceso colaborativo donde la persona tiene un papel activo en el problema. Se busca que la persona dirija su vida de la forma más flexible y equilibrada hacia lo que para ella es importante. Para ello se trabaja con modificación de conducta explorando pensamientos, emociones y conductas de la persona para desarrollar un repertorio más ajustado que le permita afrontar sus desafíos personales. 

¿Qué fases tiene una terapia psicológica?

Habitualmente la terapia psicológica tiene 4 fases:

1. Información: sesión de presentación entre terapeuta. El terapeuta informa al paciente sobre qué consiste la terapia, el enfoque terapéutico de la misma, los diferentes precios de las sesiones y si puede abordar el caso o sería pertinente una derivación a otro servicio. Por su parte el paciente informa al terapeuta sobre qué le ocurre y cuál es la problemática qué le ha traído a sesión.

2. Evaluación psicológica: evaluación de sintomatología y trastorno asociado mediante entrevista clínica y cuestionarios pertinentes. Realización de análisis funcional sobre el problema e hipótesis clínica. Aunque al inicio estaremos más centrados en esta fase, esta se intercala con la fase de tratamiento y es continua durante toda la terapia.

3. Tratamiento: administración del tratamiento en función de la fase de evaluación y los objetivos planteados. El tratamiento estará basado en técnicas validadas para la problemática presentada por el paciente y adaptadas a su problemática individual.

4. Seguimiento y finalización: una vez que se haya completado el tratamiento y la profesional considere pertinente dar la alta clínica

¿Todo lo que hablemos es confidencial?

Toda la información derivada del ejercicio de psicoterapia, sea en manifestaciones verbales expresadas, en datos psicotécnicos de instrumentos o en otras observaciones realizadas, están sujetas a secreto profesional. Dicho secreto solamente será eximido por:

    • El consentimiento expreso del cliente.
    • Cuando exista riesgo de daño hacia sí mismo o terceros.
    • Cuando se trate de evitar un delito y prevenir los daños que puedan derivar del mismo.

En el caso de menores de edad o personas tuteladas es necesario el consentimiento informado de ambos tutores legales. En función del caso y de la edad del menor se pacta con el paciente y con sus padres que aspectos del tratamiento son confidenciales y cuales no lo son.

¿Desde qué enfoque de terapia trabajas?

Cada profesional del centro está formada en un enfoque de terapia y se ha especializado en una problemática concreta. Sin embargo, la mayoría de nosotras tenemos formación en Terapia Cognitivo-Conductual y Terapia Contextual o de Tercera Generación. Te invito a que puedas consultar mi formación y experiencia en mi página de Linkedin.

Sin embargo, nuestra máxima es trabajar  desde el principio de utilización: todo lo que le pueda servir a la persona para su proceso puede ser utilizado en su beneficio. 

Habitualmente entre sesiones sugerimos realización de ejercicios o experimentos conductuales que faciliten el cumplimiento de objetivos terapéuticos.  

¿Qué contacto se tiene con el psicólogo entre sesiones?

Entre sesión y sesión puede utilizarse el WhatsApp o correo electrónico para comunicarse con el profesional, sin embargo, esta comunicación es para cuestiones puntuales.

Estas vías de comunicación nunca serán para la provisión de terapia directamente. Podrán ser utilizadas para seguimientos puntuales, citaciones, resolver algunas dudas de los ejercicios entre sesiones y si existe alguna crisis importante.

En cualquier caso, es asincrónico, y dichos mensajes serán atendidos en función de la disponibilidad del profesional y en horario laboral.

¿Qué ocurre si has reservado una sesión y al final no puedo acudir?

En la vida diaria de una persona siempre pueden ocurrir incidentes. Podrás anular o cambiar la sesión siempre que avises con al menos  al menos 24horas de antelación. Es posible que un día surja un imprevisto y no puedas avisar con tiempo, no pasará nada si es algo puntual.

Sin embargo, si la persona frecuentemente no acude a las sesiones o las cancela de forma muy continuada con poca antelación el profesional le pedirá el abono de la mitad de la sesión.    

En este centro priorizamos la calidad de las terapias a la cantidad de pacientes. Eso implica que limitamos el número de personas que pueden acudir al día a sesión para que podamos atender a la primera persona que acude al servicio con la misma calidad que atendemos a la última persona que vemos en el día. 

Por ello, hacemos hincapié en el compromiso que implica una terapia psicológica:

  • El compromiso de la persona consigo mismo y su proceso terapéutico personal.
  • El compromiso hacia el trabajo profesional del terapeuta que le atiende, ya que la preparación de las sesiones requiere de tiempo de trabajo.
  • El compromiso hacia otras personas que pudieran haber necesitado la cita que no se ha cubierto.
¿Hay que tomar medicación?

Es importante aclarar que un Psicólogo NUNCA va a medicar a la persona ya que no está cualificado para ello. El psicólogo tiene conocimientos de medicaciones y puede valorar si una persona podría beneficiarse de ella pero el especialista que debe pautar una medicación es siempre un médico, siendo el Psiquiatra el profesional más adecuado para ello.

La mayoría e los casos que acuden a terapia se resuelven sin medicación. Sin embargo, hay algunos casos dónde la medicación es necesaria y ayuda al abordaje del problema. En esos casos el psicólogo se lo planteará a la persona y será ella quien decida y acuda al profesional especializado para ello (médico de cabecera o psiquiatra).

En caso de que se necesite toma de medicación el psicólogo le planteará a la persona el poder coordinarse con su médico o psiquiatra a través de informes o llamadas para poder trabajar en coordinación el caso.  

¿Qué diferencia hay entre un Psicólogo Sanitario, un Psicólogo Clínico y un Psiquiatra?

Psicólogo Sanitario: es el  profesional de la salud que ha estudiado Psicología y ha realizado el Máster de Psicología General Sanitaria (PGS). El psicólogo se ocupa principalmente de abordar el tratamiento psicológico y conductual de la salud mental. La ley establece que el PGS puede “realizar investigaciones, evaluaciones e intervenciones psicológicas sobre aquellos aspectos del comportamiento y la actividad de las personas que influyen en la promoción y mejora del estado general de su salud, siempre que dichas actividades no requieran una atención especializada por parte de otros profesionales sanitarios”.

Psicólogo Clínico: es el profesional de la salud que ha estudiado Psicología y ha realizado una residencia de 4 años en sanidad pública llamada PIR (equivalente al MIR de los médicos). Las competencias del Especialista están recogidas en la LOPS y en la Orden SAS 1620/2009 y están habilitados para poder hacer diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales.

Psiquiatra: es el profesional de la salud que ha estudiado Medicina y ha realizado una residencia de 4 años en sanidad pública llamada MIR especializada en Psiquiatría. El psiquiatra se ocupa principalmente de abordar el tratamiento farmacológico de la salud mental.

 

Consulta conmigo cualquier otra duda que tengas.

tE ESCUCHO

× ¡Hola!