Psicología de embarazo, parto y post-parto

Psicoterapia perinatal en Tudela

La maternidad y paternidad empieza en el mismo momento en el que deseas ser madre o padre. Entre el deseo y el nacimiento pueden ocurrir múltiples situaciones y emociones.   

La etapa perinatal implica tanto el nacimiento de un bebé así cómo el nacimiento de una madre y un padre. Pasar de ser una pareja a una familia puede implicar un viaje lleno de ilusión pero también de miedo e incertidumbre. 

La psicología perinatal pone la mirada en las diferentes etapas que conlleva la gestación de una nueva vida: los procesos de fertilidad, el embarazo, la muerte perinatal, el parto y el postparto.

Promover el bienestar de la pareja y del bebé así como el vínculo entre ellos será el centro del trabajo terapéutico para ayudaros a vivir esta etapa desde la calma y la seguridad .

  Especialista en Psicoterapia perinatal en Tudela

Dificultades en la concepción

Procesos de fertilidad y concepción

El deseo de ser madre aparece, lo intentas, pero no hay embarazo… Continúas intentándolo, sabes que puede ser difícil que salga a la primera o a décima. «El cuerpo no es una ciencia exacta» te dices a ti misma.  Acudes al médico, te derivan a fertilidad. Llegas desgastada pero ilusionada. Empieza el tratamiento ¿y ahora? ahora tampoco… te desesperas. Vives entre la ilusión de ser madre y el duelo de no serlo. Ver a otros bebés y familias te resulta muy doloroso ¿Te resulta familiar?

Muerte de un bebé

Acompañamiento en muerte perinatal

¿Cómo despedir una vida a la que apenas te ha dado tiempo a dar la bienvenida? Independientemente de las semanas de nuestro bebé soltar la vida para dar paso a la muerte es muy doloroso. El duelo perinatal suele ser un duelo silenciado. Muchas madres ni siquiera anuncian su embarazo antes de que termine el primer trimestre «por si acaso»   (por si acaso duele, por si acaso muere). Te acompaño en hacerle un hueco a este dolor.

Ansiedad, miedo al parto, cambios del cuerpo en la mujer

Dificultades en embarazo y miedo al parto 

El embarazo es un momento de cambio por dentro y fuera de la madre. Durante las 40 semanas cuerpo y mente se preparan para la maternidad. El cuerpo cambia para albergar una nueva vida. El cerebro se modifica por completo y se prepara para atender esta nueva etapa. Las emociones pasan desde la ambivalencia inicial, dónde conviven emociones encontradas, a la construcción y representación mental del bebé y de ti misma como madre, al miedo al parto que podemos encontrar en el tercer trimestre.  

Ansiedad, depresión, trauma post-parto

Dificultades en el post-parto 

La psicología perinatal está centrada en cuidar la salud mental de los padres y el bebé durante el embarazo, parto y postparto. También aborda la infertilidad y el impacto que tiene en la vida de la persona.  Cuidar de los vínculos entre todos los miembros de la unidad familiar, velar por el buen desarrollo del recién nacido y encontrar el equilibrio entre la vida anterior de los padres y esta nueva etapa será el objetivo principal. 

La psicoterapia perinatal te puede ayudar con:

Ansiedad

La incertidumbre y falta de control es algo muy común en el embarazo. Hay que entregarse al proceso y eso genera ansiedad y miedo. El embarazo es un momento dulce pero también está lleno de cambios físicos y emocionales.  Las emociones están a flor de piel, es algo que se conoce como transparencia psíquica, y la madre puede experimentar miedo y angustia. Sumado a la falta de conciliación y exigencias laborales así como adaptaciones de pareja y familiares, tenemos un cóctel dónde la ansiedad puede alejarte del embarazo que en su día imaginaste vivir.    

Estrés postraumático, trauma y violencia obstétrica

Durante el embarazo se activan mentalmente las representaciones mentales de nuestras figuras maternas y paternas, eso implica a veces que la persona reviva experiencias traumáticas de su vida.

El parto es el momento tan esperado en el que la mamá se encuentra por fin con su bebé. También es un espacio dónde se puede sentir vulnerabilidad, miedo, dolor, dudas y falta de control. En algunas ocasiones la mujer puede verse sometida a un parto traumático o a violencia obstétrica que puede dar lugar a sintomatología ansiosa, traumática o depresiva en el post-parto. 

«Si huimos del dolor huimos también del bienestar»

– Elizabeth Kubbler Ross-

Depresión

El conocido como baby blues nos habla de la tristeza normal tras el parto. A veces, la tristeza se hace tan profunda que pasa a llamarse depresión. Esta emoción puede aparecer antes o durante el embarazo pero también tras dar a luz, lo que se conoce como depresión post-parto. Afrontar los cambios que implica la llegada de un bebé, la pérdida de identidad, la culpa por no hacerlo «lo suficientemente bien», el sentimiento de soledad pueden ser compañeras que te impidan disfrutar de esta etapa.  

Vinculación con el bebé

Hay madres que no sienten inicialmente el vínculo con su hijo tras el nacimiento (y esto es más normal de lo que piensas). En otros casos, cuando la mujer ha sufrido un trauma perinatal, depresión post-parto o ansiedad es posible que tenga dificultades en vincular con el bebé. La construcción del vínculo entre la madre y el bebé es algo que se puede trabajar y que ayudará a todos los miembros a sentirse conectados los unos a los otros.

Modalidades de Psicoterapia

Precio sesión

Atención presencial en Tudela

Puedes elegir entre la modalidad de media sesión y la sesión completa o convencional.

Consulta online

Para quienes no puedan acudir  presencialmente o prefieran la videollamada.

Urgencias y crisis

Cita previa

Todos nuestros servicios requieren cita previa.

Proceso de terapia

Terapia psicológica

1. Contacto: contacta conmigo a través de una llamada, email o WhatstApp para poder concertar una cita. 

2. En la primera sesión estableceremos una hoja de ruta: qué ha ocurrido para que estés en este punto, cómo te encuentras en este momento y hacia dónde quiere ir. 

3. Las siguientes sesiones serán de evaluación del problema. Normalmente nos veremos cada quince días y las primeras sesiones estarán dedicadas a entender muy bien el problema que te ha traído a sesión.

4. La intervención irá en función de la evaluación del problema y de tus objetivos terapéuticos. La duración varía en función de cada persona pero a partir de la décima sesión ya deberían haberse producido cambios en el abordaje del problema.

5. Conforme vayas mejorando te iré proponiendo espaciar las visitas para poder ir haciendo un seguimiento progresivo hasta que estés preparado para decir un adiós definitivo a la terapia. 

Compartir la carga hace que su peso se note más ligero.

tE ESCUCHO